La verdadera libertad

La verdadera libertad, la que merece verdaderamente este nombre y hace la felicidad de los pueblos, no tiene nada de común con la licencia desenfrenada, el desborde de la desvergüenza  la verdadera libertad es, al contrario, la que garantiza la actuación y la práctica de lo verdadero y de lo justo en el dominio de los mandamientos divinos y en el cuadro del bien público. 

Pío XII 
setiembre 1946
Anuncios